La Iglesia cuenta con 92 centros de rehabilitación para drogodependientes en los que se ha podido ayudar a 43.259 personas. Estos datos son algunos de los que se recogen en la Memoria anual de actividades de la Iglesia Católica 2017.