“La vida consagrada con María, esperanza de un mundo sufriente” este ha sido el lema de la Jornada Mundial de la Vida Consagrada, fiesta de la Presentación del Señor en el templo.