Aunque queda apenas un mes para finalizar el curso escolar 2021-22, los centros educativos ya se están preparando para el siguiente.  Y no solo en lo que a la adaptación curricular de la nueva Ley de Educación se refiere, sino que hay otros aspectos muy importantes que hay que cuidar y más, como es el caso que nos ocupa, cuando tienen que ver con la seguridad y el bienestar de los alumnos y del personal que trabaja en los colegios.

Por esta razón UMAS ha iniciado su campaña de seguros de centros educativos de cara al curso 2022-23. Unas pólizas que, como explica Alberto Rodrigo, responsable de centros docentes de UMAS, “ofrecen una cobertura integral para los centros educativos protegiendo toda la actividad de cada centro asegurando a las personas e inmuebles:  personal docente, no docente, alumnos, religiosos y al propio edificio donde se desarrolla dicha actividad”.

Es relativamente habitual que los niños, en los centros docentes, puedan sufrir accidentes tanto en el propio centro, como en el resto de actividades que organicen, tales como actividades extraescolares, campamentos o peregrinaciones, entre otras, que les provoquen daños como esguinces, fracturas o traumatismos. Ante estas situaciones, UMAS ofrece una atención inmediata y personalizada. Es decir, cuando ocurre un accidente, los responsables del centro educativo pueden acudir directamente al hospital sin que se requiera ningún tipo de autorización. Además, en todo momento, hay una persona de referencia de UMAS que se va a encargar de todas las diligencias hasta que la incidencia quede resuelta y con quienes los padres y responsables del colegio pueden contactar personalmente siempre que lo consideren necesario. Esto, como indica Ignacio Arenas, Director de Salud y Vida de UMAS, “proporciona una enorme agilidad y tranquilidad al personal del centro y, por supuesto, a las familias que incluso pueden elegir a qué hospital quieren trasladar al alumno entre los más de 1000 centros sanitarios ofrecidos por UMAS en España”.

OTRAS PÓLIZAS: DIRECTIVOS, PROTECCIÓN DE ESTUDIOS Y CIBERATAQUES

En el ámbito de los seguros escolares quizá sea el de accidentes el más conocido por todos, pero la Mutua de Seguros UMAS ofrece además pólizas muy novedosas como la de continuidad de estudios que, en caso de fallecimiento de los padres, permite que el alumno pueda seguir estudiando en el mismo centro educativo; la póliza ciber, que cubre los ataques informáticos y la destinada a directivos y consejeros de la entidad que, como explica Javier Montero, responsable también de centros docentes de UMAS, ofrece cobertura ante reclamaciones a título particular que puedan sufrir los directores y/o miembros del Patronato del centro educativo.

COBERTURA EN SITUACIONES EXTRAORDINARIAS

Por otro lado, los centros docentes también se ven afectados por incidencias propias del uso cotidiano como puede ser el atasco o rotura de tuberías. A veces son los fenómenos meteorológicos los que amenazan la seguridad del inmueble y quienes lo ocupan, como ocurrió con la borrasca Filomena en enero de 2021. Ante hechos como estos, el personal de UMAS se pone inmediatamente en contacto con los responsables del centro afectado para evaluar la situación y dar una respuesta rápida y eficaz para que la actividad del colegio pueda retomarse con normalidad lo antes posible.

FUNDACIONES Y GRUPOS EDUCATIVOS

En el caso de las Fundaciones o grandes grupos educativos, UMAS cuenta con una solución aseguradora única en el mercado como son las pólizas colectivas. Se trata de pólizas que agrupan a todos los colegios adaptando tanto los límites, como las coberturas a las necesidades específicas de cada uno de los centros. Esto supone grandes ventajas como son el ahorro de costes y la facilidad en la gestión de riesgos al agrupar todos los centros docentes en una sola póliza.